Nuestros CIS organizan su primer Escape Room

En la tarde del lunes los aventureros y aventureras de nuestros CIS fueron capaces de superar su primer Escape Room que se desarrolló en el Centro de Integración Socioeducativa de La Patera.

Fue una tarde de frío y algo de lluvia pero eso nunca será una excusa para poder disfrutar de nuevas experiencias y actividades. Ejemplo de ello fue el Escape Room que organizaron los responsables de los Centros de Integración Socio educativa de La Patera y El Ángel y que contaron con la inestimable colaboración de las alumnas universitarias en prácticas de ambos centros y los chicos del Programa Base de la Asociación Horizonte.

Desde los más pequeños a los más mayores participaron en la resolución de los enigmas

Los menores consiguieron reconstruir el tótem del templo para calmar el enfado de los dioses y romper así la maldición que les había dejado encerrados en las instalaciones del CIS La Patera. Para ello, debieron superar diferentes pruebas que iban desde descifrar códigos secretos o localizar pistas, a enfrentarse a retos físicos y pruebas de deducción lógica. Todo un desafío que nuestros jóvenes supieron resolver a la vez que disfrutaron de una tarde de convivencia entre centros.

Para la actividad se organizaron dos grupos que debían contar con varios requisitos como, por ejemplo, estar conformados por chicos y chicas de los dos Centros mezclados entre sí y que en cada uno de ellos, hubiera menores de diferentes edades. A cada grupo se sumarían dos adultos pertenecientes a la Vivienda de Apoyo al Tratamiento del Programa Terapéutico Base de la Asociación Horizonte.

Los responsables de ambos Centros de Integración Socioeducativa crearon una aventura inspirada en la mitología clásica en la que, todos aquellos que pudieron asistir, disfrutaron mientras aprendían.

Este tipo de actividades son frecuentemente aplicadas por docentes que buscan nuevos modelos de enseñanza como la gamificación, que consiste en introducir dinámicas de juegos en procesos de aprendizaje, utilizando actividades programadas para desarrollar el trabajo en equipo, la concentración, capacidades físicas como el equilibrio o la resistencia y, por supuesto, la imaginación. Esta metodología permite desarrollar ciertas capacidades y atributos que, de otra forma, suelen ser menos atractivos para los más jóvenes.

No solo trabajaron la mente, la actividad física también tuvo protagonismo.

Como colofón final a esta tarde de diversión, todos los aventureros disfrutaron de una merienda en la que no podía faltar la fruta ya que, en nuestros CIS, se trabaja también para inculcar una cultura de alimentación equilibrada entre nuestros jóvenes.

Foto de familia para despedir la jornada