Una canasta cargada de VALORES

Hoy mostramos un gran ejemplo que nos llegaba en 2013 de Estados Unidos. La historia de Mitchell Marcus emocionó a todo el mundo (Vídeo al final de la publicación).

Mitchell Marcus (izquierda) con el entrenador repasando la táctica del equipo
Mitchell Marcus (izquierda) con el entrenador repasando la táctica del equipo

Mitchell es un joven con discapacidad mental que durante toda la temporada tuvo la responsabilidad de ser el ayudante del entrenador de un equipo de instituto en Texas. El joven era uno más en el equipo y se había ganado el cariño de toda la plantilla y de los aficionados. Fruto de su gran trabajo fue homenajeado por el entrenador haciendo cumplir el sueño del chico (jugar) al ser inscrito en el último partido de la temporada.

El técnico le sacó a un minuto del final, decisión que hizo que la grada se viniera abajo y los aficionados corearan su nombre. Mitchell intentó anotar hasta en tres ocasiones aunque sin éxito, pero cuando quedaban solo unos segundos un jugador rival le cedió la pelota y nuestro protagonista por fin pudo anotar.

Mitchell Marcus cumpliendo su sueño de jugar un partido de baloncesto
Mitchell Marcus cumpliendo su sueño de jugar un partido de baloncesto

Toda la afición llegó a invadir la pista para mantear al joven jugador y el partido acabó con una gran fiesta por parte de los dos equipos. La madre de Mitchell se encontraba en las gradas en ese momento: “Creo que lloraré durante el resto de mi vida. Él no era capaz de anotar, pero esperaba que fuera feliz con al menos jugar el partido”. El entrenador, otro de los protagonistas de tan bella historia, aseguró: “Es una persona fantástica, nuestro equipo ama estar a su alrededor”.

Vídeo: Mitchell Marcus: Una historia de sacrificio. Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=m5dEEe8TOQg