Mi hijo no tiene tiempo para estudiar y lo quito del deporte…¡ERROR!

Esta es la típica frase que los padres utilizan cuando piensan que el quitar al niño/a del deporte ayudará a tener más tiempo para dedicar a los estudios. Lo que no saben en ese momento es que están cometiendo un grave error ya que no les están enseñando a gestionar el tiempo, que luego el tiempo que tienen “libre” no lo van a aprovechar para esos estudios porque tendrán otras miles de cosas más que hacer antes que estudiar. No lo olviden, son niños y si no tienen el hábito, buscarán excusas para hacer de todo antes que estudiar.

Pero claro, ¿qué hacer cuando tu hijo/a suspende asignaturas y no encuentras la herramienta para que estudie? Enséñale a gestionar el tiempo estableciendo un horario de tarde y activando su motivación con pequeños objetivos para el fin de semana.

Organizar el horario de la tarde:

Por lo general los colegios hacen jornada intensiva y los niños vuelven a casa a partir de las 14:00. Si la cena normalmente es alrededor de las 21:00, tenemos aproximadamente 7 horas que podremos organizar con el niño las  tardes de una forma coherente donde el estudio, las tareas escritas, la merienda y el juego se sucedan de manera que unos tiempos sirvan de apoyo a los otros.

1º)- Empecemos por el necesario diálogo con nuestros hijos: hablamos sobre el día transcurrido en el colegio y todo lo concerniente.

2º)- Consultamos la agenda escolar y otras previsiones que los hijos nos puedan dar a conocer.

3º)- De acuerdo con estas informaciones organizamos la tarde.

 

Es esencial que con el horario se mantengan unos criterios claros:

  1. ALTERNANCIA: Situar actividades distintas alternándose unas con otras, de tal manera que unas sirven de descanso para las otras. El criterio lo marca la capacidad de atención sobre una tarea concreta (está demostrado que es irreal tratar de mantener la plena concentración y rendimiento en una tarea más de una hora seguida, por lo tanto conviene hacer cortes, variar esa actividad y así mejorar el rendimiento generando menos cansancio).
  2. DOSIFICACIÓN: Situar las tareas que requieran más esfuerzo al principio, cuando estamos más descansados. Y las más fáciles o relajadas, al final.
  3. HORARIOS ESTABLES: Si adoptamos un horario como el descrito tratemos de mantenerlo siempre, aunque sea con distintas actividades. Dentro de esas actividades pueden haber otras como leer, escribir o pintar (por el gusto de leer, escribir o pintar), escuchar música o practicar un instrumento musical, ver un documental, jugar familia e hijos, etc.
  4. INICIATIVA y CREATIVIDAD: Siempre que sea posible, cuando veamos que hay tiempo libre abundante, podemos proponer actividades alternativas como acabamos de decir, pero también invitar a nuestros hijos a que propongan una actividad o actividades que ellos quieran realizar en esos espacios libres. El que nuestros hijos lleguen incluso a hacer su propio horario y el correspondiente plan de trabajo, sería un gran logro que conviene ir planteando y reforzando positivamente.
  1. ACOMPAÑAR, NO HACER SUS TAREAS: A medida que nuestros hijos crecen en edad van acrecentando su autonomía y nosotros debemos facilitar ese proceso. No se trata de estar pegados a ellos como lapas haciéndoles incluso sus tareas (algunos lo hacen así) en unos años y luego desaparecer totalmente “porque en el colegio dijeron que ya  hay que dejar a los chicos solos”; hay que estar, acompañar, pero sin agobiar, impulsando o fomentando su autonomía, reforzando sus logros, ayudándole a resolver dudas mediante los instrumentos que el niño tenga a su alrededor y enseñándole a manejarlos.

 

Por ejemplo:

horario
Tabla de horario de tarde

Vemos en la agenda que nuestro hijo trae unos ejercicios de Matemáticas; también ha de estudiar un tema de Naturales que mañana le van a preguntar y hacer un trabajo de Tecnología. Todo para mañana.

Hacemos un horario:

14-15 h.: Descanso y organización de lo que haremos en la tarde.

15-16 h.: Estudio de Naturales.

16-17 h.: Ejercicios escritos de Matemáticas.

17-18:30 h.: Transporte desde la casa al polideportivo + merienda y deporte.

18:30-19 h.: Transporte desde el polideportivo a casa.

19-20:30 h.: Trabajo de Tecnología.

20:30-21 h.: Ducha y aseo personal.

21 h.: Cena.

 

Ideas para el fin de semana:

El fin de semana es ideal para inculcarle ayudar en casa y comenzar a hacerle ver la importancia que tiene su ayuda para una buena convivencia. Así pues, podemos crear una tabla motivadora donde el niño podrá ver qué cosas puede hacer y donde puede ir marcando las cosas que ha ido haciendo a lo largo del día.

Tabla para la Economía de Fichas
Tabla para la Economía de Fichas

Cada tarea realizada puede suponer una suma de puntos que le valgan para conseguir hacer alguna actividad que desee en el fin de semana. ¡Una gran oportunidad para que el niño/a ayude en casa de una forma divertida!

Por último, no hay que olvidar que las familias deben mantener una actitud segura y firme. Una vez se han acordado las tareas y el horario a cumplir, se debe cumplir sí o sí. ¿Podríamos modificar dicho horario? Por supuesto, en caso de ver que el horario es extremadamente agobiante para el chico o todo lo contrario, extremadamente desahogado, el horario debe ser modificado. Hay que hacer entender a nuestro hijo que todo es modificable de cara a mejorar cada día.

 

Con esto acabamos esta semana. Esperamos que os sirva de ayuda.