La reflexión del experto: Mindfulness y Deporte

Pedro Quesada Cabera
Mindfulness y Deporte

 

“En los niveles más altos de exigencia, en donde los contrarios han entrenado prácticamente el mismo número de horas que tú, cualquier competencia se convierte en un juego mentalDaniel Goleman

En los últimos tiempos, al fin parece que se ha extendido el concepto de la Psicología en contextos deportivos. La importancia de los factores psicológicos está de manifiesto en cualquier deporte, tanto a nivel individual como colectivo. Por esta razón se está comenzando a evaluar y entrenar las diversas variables psicológicas influyentes en el rendimiento deportivo. Y bien, si vamos a emplear el entrenamiento psicológico en el deporte, ¿por qué no utilizar la gran variedad de herramientas que nos ofrece la psicología?

Pues bien, una de las herramientas más prácticas (y que más se utilizan) a día de hoy para trabajar diferentes aspectos mentales es el Mindfulness, pero…

¿Qué es esto del Mindfulness?

Mindfulness o atención plena es una sencilla y poderosa técnica que nos permite entrenar nuestra atención. Se trata de conseguir prestar atención a lo que está sucediendo aquí y ahora. Hacernos conscientes de pensamientos, sensaciones, y emociones sin emitir juicios de valor, es decir, sin juzgarlos.

Y todo esto en el deporte, ¿por qué?

Muy sencillo, ¡Porque nos ayuda a mejorar nuestro rendimiento deportivo! Genial, entonces veamos cómo puede contribuir el Mindfulness y qué nos aporta para una mejora de nuestro desempeño en el deporte.

De entre todas las variables que inciden en la práctica deportiva: preparación física, descanso, alimentación, técnica, etc. Sin duda una de las que mayor importancia tienen, es el componente psicológico (ahí podemos ayudar los psicólogos deportivos). Se trata de combinar unas condiciones óptimas fisiológicas y cognitivas que nos faciliten alcanzar un rendimiento deportivo óptimo. Conseguir esta optimización del rendimiento es el resultado de una serie de beneficios que nos aporta el entrenamiento de la atención o mindfulness. A continuación, vamos a ver cuáles son algunos de los beneficios que nos aporta.

Beneficios del entrenamiento en Mindfulness

A nivel físico:

  • Reduce la presión sanguínea, el dióxido de carbono en sangre y la concentración de lactato.
  • Equilibra los sistemas nervioso y límbico y las funciones fisiológicas en general.
  • Mejora la relajación y por tanto, potencia la calidad del sueño.
  • Genera vitalidad, aumenta las reservas energéticas y su optimización.
  • Incrementa la resistencia al estrés y a los desórdenes psicosomáticos.

A nivel psicológico y emocional:

  • Incrementa la actividad del hemisferio derecho, responsable de la orientación espacial, creatividad, intuición, etc.(factores MUY importantes en el deporte).
  • Potencia el sentido común, la atención, percepción y concentración.
  • Disuelve ideas negativas: elimina bloqueos, fobias, complejos, miedos, traumas, ansiedad, tensión mental, etc.
  • Proporciona un estado mental claro, sereno, objetivo y ecuánime.
  • Genera mayor seguridad y autoconfianza.
  • Desarrolla el estado de alerta y la presencia en el aquí, ahora.
  • Contribuye a generar mayor actitud de apertura mental.

Por tanto, estamos hablando de una serie de beneficios muy relacionados directamente con las situaciones a las que nos enfrentamos en el deporte. Podemos mejorar el nivel de activación, la autoconfianza generada a través de un mayor autoconocimiento, el manejo de situaciones de estrés, la atención… Y por supuesto, otro de los beneficios que nos aporta es el de mejorar en nuestras relaciones interpersonales, ¿imagináis lo importante que puede llegar a ser esto para la cohesión de un equipo?

No cabe duda que los beneficios que nos aporta el Mindfulness son totalmente indispensables si queremos alcanzar nuestra mejor versión deportiva.

“Puedo ver los pensamientos llegando mientras corro –quiero parar ahora mismo, me gustaría que esto acabase- y los veo como lo que son…solo pensamientos, no tienen que ser mi realidad” Jesse J. Davis

¿Cómo aplicarlo directamente al deporte?

El Mindfulness tiene una gran cantidad de aplicaciones diferentes en función del objetivo que queramos conseguir con su práctica o del momento en que nos encontremos (tanto a nivel personal como deportivo).

Algunas de sus aplicaciones más importantes son las siguientes:

  • Periodos de lesiones deportivas:

Si tenemos en cuenta los numerosos campos en los que se ha aplicado de alguna manera el Mindfulness, podemos comprobar que muchos de ellos están directamente relacionados con variables implicadas en el proceso que sufre un deportista durante una lesión.

Alguno de estos ámbitos en los que se han comprobado los beneficios de la utilización del Mindfulness son el dolor, la calidad de vida y la gestión del estrés. Podemos entender que si es efectivo en estos casos y estas variables son tan importantes en el periodo de lesiones deportivas, tiene mucho sentido aplicar Mindfulness y crear programas de intervención con el objetivo directo de aplicarse en este contexto.

En el año 2014, Solé, Bruno, Serpa y Palmi publicaron en la Revista de Psicología del Deporte el artículo: “Aplicaciones del Mindfulness (conciencia plena) en lesión deportiva”. En este artículo recomiendan la progresiva introducción del Minfulness en la prevención y rehabilitación de lesiones deportivas, pues se ha demostrado que su aportación puede ser de gran utilidad al mejorar las siguientes variables: el equilibrio de la acción deportiva, la ansiedad pre-competicional, la reactividad emocional post-lesión, el control del dolor, la comunicación necesaria para que el deportista mejore la relación con su entorno y su equipo médico, la adherencia al programa de recuperación establecido, la capacidad atencional y la mejora de recursos de afrontamiento.

  • Desarrollo y gestión emocional:

El Mindfulness se basa en la idea de que el rendimiento óptino es un estado que emerge de la aceptación de los pensamientos, emociones y sensaciones corporales sin intentar eliminarlos ni modificarlos, observándolos sin juzgarlos. Esta aceptación de las emociones provoca una mejora tanto en la atención como en el nivel de activación.

Si tenemos en cuenta los efectos que produce el entrenamiento en prácticas de Mindfulness en cuanto a la gestión emocional, podemos hablar de dos grandes beneficios:

A nivel cerebral: Potencia las conexiones entre la corteza cerebral y el sistema límbico y esto permite que el intervalo entre el estímulo, el desencadenante y la emoción, sea más largo. Por tanto, se fomenta la reflexión y nos da más tiempo a recapacitar y elegir la respuesta más adecuada.

A nivel cognitivo: Como hemos visto anteriormente, con la práctica de la meditación en Midfulness y manteniendo una actitud adecuada, podemos observar las situaciones y las emociones que nos suscitan sin juicios y con aceptación. Esto nos permite “dejar ir” a estas emociones y contemplar e interpretar las situaciones desde otra perspectiva.

  • Conocer y alcanzar el estado de flujo o Flow:

Las personas cuando alcanzan un nivel de práctica de Mindfulness consiguen entrar en un continuo y progresivo proceso de aceptación, se funde con el presente, obviando una serie de pensamientos y pensamientos negativos. Estas rumiaciones, que interfieren en nuestro estado normal de estabilidad mental van dejando paso a la unión entre cuerpo y mente hasta conseguir un preciado equilibrio.

Para un deportista, llegar a un estado como este, le permite aumentar su concentración de forma considerable. Los pensamientos y las emociones se van dejando pasar, sin darle valor ni significado, consiguiendo un distanciamiento de estos ya que no se controlan, simplemente se aceptan y dejan de interferir en el desempeño deportivo.

En otras palabras; estamos enfocando nuestra atención en el presente, invirtiendo el tiempo en la consciencia del momento, las sensaciones corporales y el estado de Flow. Al no invertir energía en  preocupaciones, expectativas futuras o pensamientos negativos, estamos dando más espacio a la atención plena del presente, y esto es lo que nos permite entrar en ese estado de Flow o flujo en el que somos capaces de sacar lo mejor de nosotros mismos.

Y finalmente, terminamos con un pequeño extracto del inicio del libro de Rafael Nadal:

“…en un partido de tenis, la batalla más encarnizada que libro es con las voces que resuenan dentro de mi cabeza: quieres silenciarlo todo dentro de la mente, eliminarlo todo menos la competición, quieres concentrar cada átomo de tu ser en el punto que estás jugando. Si he cometido un error en el punto anterior, lo olvido; si se insinúa en el fondo de mi cabeza la idea de la victoria, la reprimo.” -Rafa, Mi historia-

 

Pedro Quesada Cabrera
Psicólogo deportivo en Jaén Paraíso Interior F.S.
Formador AEPSAD