Familias: ¿Qué hacer cuando se está en desacuerdo con el entrenador?

Todos, alguna vez, hemos estado en desacuerdo en ciertos temas con cualquier persona. Esto mismo ocurre en el deporte y más aún cuando se trata de que el que no está de acuerdo es el padre o la madre con una decisión del entrenador de su hijo/a.

Esta situación, la del chiste, la hemos vivido por desgracia en muchas ocasiones. Ya sea en el ámbito escolar como en el deportivo. Por eso, en PIVESPORT se quiere dar la importancia que se merece a la relación entre padres y entrenadores. Para ello, hemos elaborado este plan de acciones que os puede ayudar para que esa relación sea la más idónea y provoque un gran crecimiento en el niño evitando conflictos (más vale prevenir que curar):

1 1

Ofrece tu ayuda al equipo siempre y cuando el entrenador lo necesite y lo pida: No te preocupes si el entrenador tiene o no delegado o segundo al cargo. Si él necesita algo de vosotros los familiares, lo pedirá.

 

1 2

Dar lecciones tácticas antes y durante el juego es cosa del entrenador: Si desde la grada y en casa estamos ejerciendo de “entrenadores” lo máximo que podemos aspirar es a confundir a los niños ya que tendrán a su entrenador diciendo una cosa y a los padres diciéndole otra. ¿Realmente queremos provocar esa situación de desconcierto en nuestros hijos/as?

 

1 3

Mantén una respetuosa relación con el entrenador: Hazle ver a tu hijo/a que respetas a su entrenador y que tus conversaciones con él son cordiales. Si desautorizas al entrenador con cualquier comentario fuera de tono o cualquier acción que contradiga lo que él haya dicho y tu hijo/a lo ve, éste no lo respetará en absoluto, porque ve que su padre/madre no le dan importancia a eso.

 

1 4

Escucha la opinión del entrenador sobre el desarrollo de tu hijo, él está viéndolo trabajar día a día, y está al tanto de su evolución. Él también forma parte de la educación de tu hijo: Al igual que escuchamos a sus profesores del colegio, ¿por qué no vamos a escuchar al entrenador/a? Ellos están muy preparados y conocen a la perfección su trabajo. Un entrenador es como un profesor pero en una actividad en la que el niño ama. Aprovecha esa ventaja para apoyarte en el entrenador y que entre los dos eduquéis lo mejor posible a tu hijo/a.

1 5

Los entrenadores, al igual que los demás profesionales, deben ser al menos escuchados y valorados: ¿Discutes a tu médico una valoración? ¿Cuestionas al mecánico cuando te dice que debes cambiar algo del coche? Que coincidas con su forma de pensar o no, es otro asunto. Pero ten muy en cuenta que su valoración está basada en un trabajo y una formación.

 

1 6

Si tienes una opinión distinta respecto a la del entrenador, o quieres hacer valoraciones negativas del mismo, evita que sean en presencia de tu hijo: Busca siempre el momento adecuado. Los entrenadores también son personas que pueden y quieren hablar con los demás. Trata de comunicarle de forma asertiva que quieres hablar con él y seguro que buscará un momento para tener una reunión contigo. Cuando estés en esa reunión, muéstrale tu sentir, pero que nunca se te olvide que él siempre busca lo mejor para el equipo y que todo ser humano está en continuo aprendizaje.

2