Familias en el deporte: ¿Qué tipo de padre o madre eres?

Nadie enseña a ser padre desgraciadamente y no hay una escuela donde aprender el ABC para mantener todos los días de nuestra vida un trato ideal con nuestros hijos. Se hace lo que se puede, que a veces es mucho y otras poco. El equilibrio en nuestra relación entre calidad y cantidad dará el resultado deseado.

Hemos visto distintas situaciones que se dan habitualmente en las instalaciones deportivas, con diferentes comportamientos de padres y madres al momento de manifestarse. Cada vez son más los padres y madres que se involucran en la práctica deportiva de sus hijos, ya sea acompañándolos, animándolos o teniendo comportamientos más o menos positivos. El deporte infantil ha creado un nuevo tipo de padres que se han convertido en aficionados, educadores, entrenadores con algún que otro “peligro”. Las diversas maneras de actuar provocan reacciones de distinta índole y, según se planteen, favorecerán o no que la actividad deportiva sea beneficiosa, o tal vez todo lo contrario.

Vamos a ver algunos de los tipos de padres (hablamos de padres para generalizar) que se podrían observar todos los fines de semana y que no benefician en nada la actividad deportiva de los más pequeños., aunque también veremos cuál puede ser nuestro modelo “ejemplo” de padre positivo:

MODELOS NEGATIVOS

Todo familiar cuyo afán es que su hijo/a haga carrera en el deporte de una forma desmesurada tiene características típicas representadas en cinco tipos de padres:

Padres indiferentes

Preguntar, interesarse por el otro, es dar afecto y de eso saben muy poco.

Hay padres a los que no les importa demasiado quién es el entrenador de su hijo, cómo organiza  el  entrenamiento,  la  forma  en  que  trata  a  los  jóvenes  jugadores,  la  manera  de trabajar en el equipo  donde juega su hijo. Es, además, poco probable que estos padres entiendan los beneficios que puede tener el deporte en el desarrollo del chico y seguramente les da exactamente igual que su hija practique deporte o vaya a clases de canto o inglés por lo que nunca se interesan por sus progresos. No les preguntan nada, no como estrategia para no presionarlos sino por falta de interés y porque están con la cabeza en sus problemas y/o intereses.  Tal vez lo único que pretendan es que el niño esté ocupado y puedan tener un rato libre.

Padres sobreprotectores

Pesados,  invasivos…  Buscan  la  simpatía  del  entrenador,  están  en  todos  los detalles, no terminan de confiar en el técnico, invaden queriendo ayudar, presionan queriendo ayudar. En definitiva, malogran lo que más quieren.

Familiar sobreprotector

Son los padres que antes de que salga su hijo de su casa se encargan de revisar su mochila para que no haya olvidado nada. Antes de salir hacia el campo, siempre le dice algo como “cuidado, no te hagas daño”, y le acompaña a entrar incluso a su lugar de juego. Una vez empezado el entreno o la competición, los padres  de  este  niño,  junto  con  otros,  gritan  desesperadamente  en  algunos  momentos. Incluso en más de una ocasión, cuando a su hijo le han dado un golpe en una jugada fortuita, chilla desesperadamente o bien acude corriendo a ver qué es lo que le ha pasado.

 

 

 Entrenadores auxiliares

Estos padres, al considerarse un gran conocedor del futbol, se comportan como un entrenador auxiliar. En la competición es frecuente verlo cerca del deportista, dando indicaciones a otros compañeros, explicándoles lo que tienen que hacer y dando indicaciones a su hijo, ¡cómo no!

En ocasiones, contradice las instrucciones del entrenador distrayendo al joven deportista, ya que ePadre hooliganstán más pendientes de lo que se dice desde la grada que del propio deporte. Además, cuando acaba la competición, no duda en corregir a su hijo. También se le ve hablando con otros padres o directivos sobre temas referentes a la organización y desarrollo del equipo o club donde juega su pequeño.

Padres vociferantes

Son padres que, fruto del ímpetu que despierta la competición, están gran parte del tiempo que dura el juego dando gritos, de forma muy parecida a cuando lo hacen desde la grada de un estadio: criticando al árbitro, animando apasionadamente, insultando a los rivales e incluso también al entrenador y jugadores de su propio club/equipo… se suelen situar cerca del terreno de juego y no se sientan (son ultras). Eso sí, estos padres, son los primeros en llevar a su hijo al deporte y dicen que disfrutan de la actividad.

Padres excesivamente críticos

padres entrenadoresEstos padres son muy exigentes con el niño. Quieren que todo lo haga perfecto, siempre comentan con su hijo los errores que ha cometido en la competición y cómo debería corregirlo y en más de una ocasión ha contradicho indicaciones del entrenador porque cree que era “lo mejor para el pequeño”.

Son padres que nunca están satisfechos del rendimiento de su hijo. En muy raras ocasiones le hace ver lo orgulloso que está ni tampoco le explica  alguna  ocasión  que  haya  hecho  bien porque piensa que el niño puede dar más de lo que da. Es más, siempre tiene un “pero” preparado y un “tenías que haber hecho…” porque cree que así su hijo será un gran deportista.

 

Claro está que no todos los comportamientos son negativos, también existen familiares que no olvidan de que son un modelo de conducta para su hijo y para el resto de compañeros de deporte. Tienen en cuenta también que los niños son esponjas y copian lo que hacen sus progenitores, por lo que el comportamiento de los padres de este tipo es ejemplar. Aquí os dejamos las características de nuestro modelo de padre positivo:

MODELO DE PADRES POSITIVOS

Padres equilibrados

Aunque parezca mentira, existen. Se meten lo justo y necesario, el preciado y buscado equilibrio. Padres que se preocupan por sus hijos, no realizan preguntas por la eficacia, padres que  confían  en  los  entrenadores. No  exigen  ni presionan, disfrutan viéndolos hacer deporte y viendo que son felices disfrutando de que gracias al deporte, tengan cosas para contar. Padres que también se saben contener.

En definitiva, el que sólo hace una pregunta tras un entrenamiento o competición: ¿Cómo te lo has pasado?

foto articulo

GUIARLOS, DESCUBRIR Y APRENDER CON ÉL. Básicamente se trata de comprender que el deporte infantil es una etapa lúdica y formativa que debe ser acompañada por los padres y entrenadores.

Juan Daniel López “Juandi”

Responsable de Comunicación – PIVESPORT